Todos hemos sido cobardes alguna vez